Dormir mientras trabajas

Es así. Por más que cueste creerlo. Cuando trabajas en un call center durante mucho tiempo, descubrís que podes dormir mientras trabajas. Mientras sostenes una conversación con preguntas y respuestas.

Raro, no? Había veces que empezaba una encuesta y, eran tan tan largas, que en el medio me aburría, empezaba a cabecear y terminaba dormida con los ojos abiertos y con los reflejos motrices en perfectas condiciones. Escribía, mal pero escribía, pasaba las preguntas, hablaba, re preguntaba, todo. Pero completamente dormida. Me daba cuenta que me había dormido cuando terminaba la encuesta y no tenía ni la más pálida idea de qué había pasado. Y tenía que auditar mi propia encuesta para saber qué mierda había hecho en los últimos 15 minutos. A veces me encontraba con respuestas rarísimas en las preguntas que son para desarrollar, como por ejemplo: “Me gusta el yogurt Ser porque el mozo me preguntó y yo le dije que bien cocido”. Tenía que corregir esas cosas, hacer como que había re prestado atención, meterme en la cabeza de la persona que acaba de encuestar y responder lo que creía que podría haber respondido[1]. Bah, en realidad ponía más o menos las boludeces que querían leer mis jefes.

[1] Qué manera de conjugar verbos, eh.

Comentarios

comentarios