Mi jefa analfabeta digital

Mi jefa analfabeta digital. Parte I

Un día tuve este diálogo con mi jefa, ella gerente:

– Te mandé un mail que no puedo abrir. Me lo podés reenviar a esta computadora (otra compu, no la suya)?

– Sí, te lo reenvío. ¿A qué mail?

– No importa, a cualquiera, a esta compu. (señalándome la otra computadora)

 

Mi jefa analfabeta digital. Parte II

Una vez, mi jefa tuvo que cambiar el celular y modernizarse porque el jefe le exigía que pudiera ver mails en el celular. No entiendo muy bien por qué ya que se la pasaba en la oficina pero ella le hizo caso y se compró uno con 3G, “whatsapp y todo eso” como le gusta decir a ella.

¿Adivinen qué? Se compró el mismo modelo que el mío para que le pudiera explicar cómo funcionaba. Fue uno de mis mayores desafíos laborales: hacer que una persona aprendiera a usar el touch. Nunca creí que algo que a mí me salió tan natural, a una persona pudiera cagarle tanto la vida. Maldecía todo el tiempo. Quería llamar, abría la calculadora, quería abrir el mail, iba a configuración. No había manera que lo pudiera hacer bien. En mis intentos fallidos por explicarle sentí la misma frustración que en la final del mundial… Parecía que íbamos a meter gol, pero no.

Yo la miraba y pensaba: “Así debe haber reaccionado el primer hombre que descubrió el fuego”. Pero un día me iluminé, fue un día maravilloso. Me acuerdo como si fuera hoy. Fui a su escritorio con una hoja borrador. Rompí unos papelitos, se los desparramé por el escritorio y le dije: “Bueno, fijate cuál es la menor fuerza que tenés que hacer para mover los papelitos, esa misma fuerza es la que tenés que ejercer sobre la pantalla táctil”. Y LE SALIÓ. Inmediatamente fui a la cocina y busqué una galletita como premio.

Comentarios

comentarios